13/10/09

Adiós a los pañales



Este proceso es muy individual, ya que cada niño -según su desarrollo y madurez neurológica- puede completarlo antes o incluso después del margen de edad establecido.
Antiguamente, las abuelas insistían en que al año y medio el niño tenía que controlar esfínter. Sin embargo, esto no es tan así ya que esta función no se aprende, se adquiere cuando el menor está maduro para ello, al igual que caminar, hablar y comer. Si el proceso se fuerza puede tener resultados poco beneficiosos.

La doctora Ángela Delucchi, nefróloga infantil de Clínica Alemana, explica que "según publicaciones científicas y experiencia en el desarrollo del niño, el control de esfínter diurno debiera estar completo a los cuatro años y el nocturno a los cinco".

El primero se adquiere antes y depende, básicamente, de la madurez neurológica del pequeño. En cambio, el nocturno está relacionado, además, con factores genéticos.

La especialista asegura que tanto el control vesical -para orinar-, como el anal -para defecar- requieren de una compleja coordinación neurológica, por lo que cuando el niño está apto para avisar, el control debe ser de ambos esfínteres. "Sin embargo, el niño logra el control de la defecación antes que el de la micción, ya que el olor es más desagradable, además, tiene una connotación social peyorativa", explica.

Agrega que este proceso es muy individual, ya que cada niño puede completarlo antes o, incluso, después del margen de edad establecido.

El rol de los padres

La nefróloga infantil recomienda a los padres estar atentos a las señales que indican que el niño está apto para controlar esfínter. Hasta el año de edad, no tienen conciencia de sus movimientos intestinales ni de su vejiga. Recién entre los 15 y 18 meses algunos pequeños comienzan a percibir la sensación de vejiga llena.
Entre los 18 y 24 meses, empiezan a expresar el deseo

capacidad de retener más que algunos minutos. "Cuando el niño logra estar seco por tres horas, significa que es posible retirar los pañales", asegura la doctora Delucchi.

Si bien algunos consiguen el control de esfínteres a los 18 meses, la mayoría requiere de un desarrollo paulatino, y si esto no se permite, se puede producir una enfermedad a edades futuras.

"Equivocadamente, al apurar el control de esfínter se altera el desarrollo normal, por lo que no hay que angustiarse si el niño no avisa a los dos años, no hay que presionarlo, porque no todos requieren del mismo tiempo. Este proceso varía según antecedentes genéticos de los padres o abuelos y el desarrollo de madurez global", asegura la especialista.

Recalca que no es recomendable premiarlos cuando logran retener la orina, ya que si el niño no se encuentra neurológicamente apto para el control de esfínteres y se le felicita por lograrlo, se podría estimular un resultado no definitivo sino transitorio, debido a refuerzos positivos. Este control, a largo plazo, pierde efectividad porque, como la inmadurez vesical persiste, se producirá escape de orina precoz, o lo que es peor, retenciones de orina involuntarias que pueden ser dolorosas y predisponer a infección urinaria.

"La contracción involuntaria de la vejiga de un niño menor de cuatro años alcanza valores menores a 15 cm. de agua. Si aún no está apto para controlar esfínteres y se ve obligado a hacerlo, se produce una mayor intensidad en la contracción de la vejiga, lo que finalmente genera escape de orina involuntario, cuando ya no debiera hacerlo", explica la nefróloga.

Por ejemplo, si a un niño no se le exige es probable que controle esfínter a los tres años sin problemas. En cambio, si al año y medio se comienza a sentar en la bacinica y se le presiona que orine, quizás lo logre, pero lo más probable es que cuando entre al colegio comience a mojarse, habiendo tenido un periodo seco previamente. Son menores que comienzan con urgencia miccional o "apuro para ir al baño" y con escape de orina diurno, que es anormal después de los cinco años.


¿Cómo enseñarles?
Se debe sentar al niño no más de diez minutos en un inodoro especial para niños o con el uso de un adaptador, de preferencia en ciertos momentos del día, por ejemplo, cuando recién se levanta, antes y después de la siesta, y antes de ir a dormir. Generalmente, es en esos instantes cuando existe mayor cantidad de orina retenida en la vejiga y vaciarla, evitará un posterior accidente.

Lograr que un niño controle esfínter durante el sueño es más difícil y la mayoría lo consigue después de los cinco años.

La nefróloga infantil recomienda que cuando un niño está en proceso de control de esfínteres, se le lleve a orinar apenas se despierte y de preferencia cada tres horas durante el día. Asimismo, que no tome líquido después de las 20:00 horas y que, obligadamente, haga pipí antes de acostarse.

Hasta los cinco años es normal que los niños sufran accidentes con el control de esfínter, pero si esto sigue ocurriendo pasada esa edad es necesario consultar a un especialista, ya que es posible que existan trastornos fisiológicos o psicológicos.

FUENTE

http://www.alemana.cl

8/6/09

DULCE PREMIO

Gracias TAG del Blog http://detodounpoco-tag.blogspot.com por tan dulce Premio

La condición del premio es hacer un post con el enlace del blog que te entregó el premio y dejarle en su sitio un comentario.

Después escribe 5 cosas que son agradables para ti y pones la lista de los blogs con los cuáles compartes el premio.

Algunas cosas agradables para mi:

  • La sonrisa de un niño
  • Cantar, bailar y jugar con mis peques
  • Investigar y conocer más sobre mi profesión
  • Dar a conocer lo que pienso y siento
  • Los días de frío
Los Blog con los que quiero compartir este premios son:

FELICITACIONES POR SUS HERMOSOS BLOGS

17/5/09

Enseñando a leer a Victoria



Amigas :

En mi blog Educadoras eduquemos con amor en el siguiente enlace:

http://educadoraseduquemosconamor.blogspot.com/2009/05/blog-post.html

He publicado un video de mi pequeñita, donde hemos iniciado la lectura precoz y donde

hemos obtenido significativos avances los invito a visitarlo
.


Celebración del días de la madre


Cuando pensaste que




Cuando pensaste que yo no estaba mirando, colgaste mi primer dibujo en el refrigerador, y deseé pintar otro.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, alimentaste a un gato callejero, y yo pensé que era bueno ser amoroso con los animales.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, horneaste un pastel de cumpleaños para mí, y supe que los detalles son cosas especiales.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, pronunciaste una oración, y creí que había un Dios a quien siempre podría hablarle.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me diste un beso de buenas noches, y me sentí amado.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, vi que corrían lágrimas de tus ojos, y aprendí que algunas veces las cosas duelen; pero que está bien llorar.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, sonreíste, y eso me hizo desear ser bonita así también.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me cuidaste, y deseé ser lo máximo que pudiera llegar a ser.

Cuando pensaste que yo no estaba mirando... miré... y quise darte las gracias por todas esas cosas que hiciste cuando pensaste que yo no estaba mirando.

María Rita Schilke

Proverbios 31:10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.



Proverbios 31:28, 29 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba. Muchas mujeres hicieron el bien; mas tu sobrepasas a todas.


www.RenuevoDePlenitud.com

3/5/09

Escuchando con el corazón


"He desperdiciado todo mi sábado", se lamentó John, mientras su padre le despertaba con delicadeza.

El tono de su voz, lastimero y angustiado, provocó una reacción instantánea en su padre y un destello de ira emergió de él. Había sido un largo día de pintar y colocar papel de pared en la nueva oficina de su madre y su papá estaba extenuado. John había trabajado duro en las primeras horas del día, pero al desaparecer la ilusión de la novedad, se sintió aburrido y finalmente soñoliento, por lo que se acostó en un sofá, en una oficina adyacente. Ahora su padre, Richard, lo despertaba para que todos se encaminaran a casa.

Antes que Richard pudiese expresar una repentina retórica formada por su mente, algo le detuvo. Vislumbró, desde la perspectiva de un niño de ocho años, lo que significaba todo un sábado transcurrido trabajando en la nueva oficina de su madre.

Con renovada compasión, respondió a su hijo: "John, sé que el sábado es precisamente el día de la semana más importante, cuando se tiene ocho años. Aprecio tu disposición a prescindir de disfrutarlo y ayudarnos a decorar la oficina de mamá. Ha sido un largo día y apuesto a que también estás cansado. Sin embargo, me gustaría mostrarte cuánto apreciamos tu apoyo yendo a la tienda de videos, camino a casa, y alquilando una película que tú elijas para que nos deleitemos en familia. ¿Qué te parece?"

En respuesta a la actitud amorosa de su padre, la angustia y desesperanza de John, se transformó en euforia y dijo quietamente, "¡En horabuena, papá! ¡Me gustaría hacerlo!

A veces, al escuchar con nuestro corazón y no con los oídos, el amor gana y las relaciones florecen. Por ello, Johann Wolfgang Von Goethe dice: "La corrección consigue mucho, pero la estimulación, mucho más."

2 Reyes 22:19 Porque se enterneció su corazón.

Proverbios 15:1 La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.

FUENTE

www.RenuevoDePlenitud.com

25/4/09

NIÑOS SUPERDOTADOS



De una forma segura, solamente con la orientación de un profesional especializado en el tema. Pero existen algunas características que pueden ayudar a los padres a que identifiquen a un niño superdotado:

1. Duerme poco.
2. Aprende a leer en un corto espacio de tiempo.
3. Dice su primera palabra con seis meses.
4. Dice su primera frase con doce meses.
5. Mantiene una conversación entre 18 y 24 meses. Vocabulario impropio para su edad.
6. Aprende el abecedario y cuenta hasta 10 a los dos años y medio.
7. Resuelve mentalmente problemas de suma y resta hasta 10 con tres años.
8. Pregunta por palabras que no conoce desde los tres años.
9. Realiza preguntas exploratorias a edades tempranas.
10. Alta capacidad creativa.
11. Posee una alta sensibilidad hacia el mundo que le rodea.
12. Preocupación por temas de moralidad y justicia.
13. Enérgico y confiado en sus posibilidades.
14. Muy observador y abierto a situaciones inusuales.
15. Muy crítico consigo mismo y con los demás.
16. Gran capacidad de atención y concentración.
17. Le gusta relacionarse con niños de mayor edad.
18. Baja autoestima, tendencia a la depresión.
19. Se aburre en clase porque sus capacidades superan los programas de estudio convencionales.
20. Son, aparentemente, muy distraídos.
21. Su pensamiento es productivo más que reproductivo. Se basan en la construcción de las cosas.
22. Tienen muy poca motivación hacia el profesor.
23. Llegan a sentirse incomprendidos, raros.
24. Son independientes e introvertidos.

Qué deben hacer los padres

En el caso de que los padres perciban que su hijo tiene ese perfil, deberán tomar algunas providencias. Según Linda Kreger Silverman, especialista del US Department of Education (Departamento de Educación de Estados Unidos) los padres tienen un papel fundamental en el desarrollo de estos niños. Son ellos los que deberán entrar en contacto con el educador del niño, la escuela, y pedir una orientación. Seguramente, después de una evaluación del caso, los docentes pasarán el niño a la observación de un orientador, y si es el caso, a un especialista. Si realmente se confirma que el niño es superdotado, no os preocupéis, porque recibirán toda la orientación posible.

Continuar trabajando para el desarrollo del niño

- Hablando y jugando con él. Mantener conversaciones sobre hechos cotidianos con los adultos expresando su parecer.
- Prestando atención a sus inclinaciones por el arte o los números y ayudándole a desarrollar estas habilidades.
- Llevándolo a lugares donde pueda aprender cosas nuevas, como museos, bibliotecas y centros comunitarios donde se desarrollen actividades.
- Estimulándolo para que no se aburran, explicándole que el éxito es posible y que saldrá beneficiado en el futuro.
- Procurando un ambiente tranquilo donde pueda leer y estudiar y ayudarle siempre con sus deberes.
- Es aconsejable inscribirlos en actividades fuera de la escuela.

Si tu hijo tiene un coeficiente intelectual superior eso debe ser detectado lo antes posible: Los especialistas recomiendan prestar atención a los patrones de niños superdotados para captar esta capacidad cuando tienen entre 3 y 8 años y actuar en consecuencia.
Estos niños suelen tener problemas sociales cuando no reciben un trato adecuado. El psicólogo Kenneth Shore, experto en educación para superdotados, dice que estos pequeños pueden tener intereses distintos a los de sus compañeros."No es de sorprender que los superdotados se sientan desconectados de sus pares e incomprendidos por los maestros. Si la educación que reciben no se ajusta a sus necesidades, se vuelven inactivos, distraídos y tienen mala conducta ", asegura Shore. De acuerdo con Shore, los maestros a veces se equivocan y creen que estos chicos tienen problemas de aprendizaje. Según el experto, un ejemplo de esta situación fue experimentado por Albert Einstein: cuando el premio Nobel de Física tenía 12 años, sus maestros determinaron que era lerdo para aprender. De hecho, Einstein tenía los peores recuerdos de la escuela.

¿Lo niños superdotados deben estudiar separados de los demás chicos?

Los programas para chicos superdotados han generado mucha controversia. "Algunos los critican por ser elitistas y mandar un mensaje de mediocridad a aquellos que no han sido elegidos como superdotados", dice Shore. Aunque es cierto que no es bueno segregar, es conveniente que estos niños reciban una atención especial. Shore, que fue psicólogo escolar durante 20 años, recomienda que los niños vayan a una escuela normal, pero que inviertan más horas de estudio semanales que los demás en programas de aprendizaje enriquecidos. Para esto, el educador y la familia deben formar un equipo para seguir de cerca los avances del pequeño.